lunes, octubre 17, 2005

LA INTIMIDAD DE UN CAMBIO DE COMISARIO

Esta es la charla poco amistosa que habría mantenido, el Comisionado Mayor de la Jefatura Departamental de Quilmes, Raúl Horacio Arrojo, con el capitán Fernando Grasso, actual y flamante titular de la Seccional Tercera de Quilmes.

RA: Hola, Grasso, te felicito por que los vecinos te pidieron y porque ahora estas al frente.
FG: Gracias, jefe la verdad es que no lo esperaba.
RA: Quédate tranquilo que yo tampoco lo esperaba, yo quería a un hombre mío en ese lugar, lo quería a Chediak, pero la jugada les salió bien a vos y a los que estaban con vos.
FG: Silencio. Ehhh bueno jefe no se de que me habla, fue la gente de los foros los que me pidieron
RA: Si, todo lo que vos quieras, pero yo ahí quería gente mía y nada más. Me jugaron a mis espaldas.
FG: Jefe yo si quiere doy un paso al costado y es idenclinable mi salida de la comisaría, por más que me pida el papa.
RA: No, ya esta, aparte se va a armar un quilombo bárbaro si te vas ahora. Van a mirarme todos a mí y no tengo ganas. Te hubieras quedado en el molde y no hubieras organizado la movida que armaron vos y los otros.
FG: Esta bien jefe, nos vemos y lo charlamos...RA: No, déjalo así ya esta todo dicho. Te eligieron ya está.