viernes, noviembre 11, 2005

HORROR: HALLAN DESCUARTIZADO A UN BEBE EN UN COUNTRY DE GUTIERREZ


Un bebé de entre siete y ocho meses fue asesinado de un golpe en la cabeza y su cadáver, con sus manos y pies seccionados, fue arrojado en una casa quinta ubicada en el interior de un barrio semi-cerrado de Gutiérrez, partido de Berazategui.
El cuerpo del bebé fue hallado en horas del mediodía del martes en la casa quinta ubicada en la intersección de las calles 773 entre 704 y 706, del coqueto barrio San Juan, y los investigadores aseguraron que los autores del hecho le cortaron las manos y los pies con la intención de complicar su identificación.

El cadáver fue encontrado por una empleada doméstica, la cual según una información extraoficial sería su madre pero se habría intentado ocultar su identidad.
La misma halló el cadáver en una zona de pastizales muy largos, allí algo le llamo la atención ya que unos perros jugaban con una bolsa de nylon de la cual salía un olor nauseabundo. Tras el macabro hallazgo la”mujer tomó el teléfono y llamó de inmediato al 911, quienes luego dieron intervención a las autoridades policiales.
Los policías que concurrieron al lugar comprobaron que se trataba de un pequeño cuerpo que no tenía ni sus manos ni sus pies y que estaba en avanzado estado de descomposición.
En un primer momento, los investigadores creyeron que se trataba de un feto y que los animales habían comido partes del cadáver, ya que esa es una zona donde abundan los perros vagabundos.
"En principio pensamos que algún perro podría haber llevado hasta allí el cadáver, pero después comprobamos que eso no era posible", confirmó un perito policial a este medio y hecho manto de sospechas con respecto al caso.
Con la autopsia realizada, los forenses determinaron que el crimen se había producido siete días antes, y que la causa de la muerte había sido un fuerte golpe en la cabeza, que le había provocado fractura de cráneo.
Además, comprobaron que las manos y los pies habían sido cortados con una sierra o un objeto similar y la principal sospecha es que le cortaron los miembros para dificultar la identificación del cuerpo.
Debido al avanzado estado de descomposición, los forenses no lograron determinar si existió alguna violación antes del homicidio. Esta es la principal línea investigativa que se sigue por estas horas.
En principio, el caso había sido caratulado por el fiscal de Quilmes, Andrés Nieva Woodgate, como "averiguación causales de muerte", pero tras el resultado de la autopsia se recaratuló como "homicidio".