sábado, septiembre 09, 2006

PELEA ENTRE FAMILIAS TERMINO EN TRAGEDIA

El dramático caso ocurrió en 22 y 524. La mamá del agresor y el padre de la víctima discutían en la plaza. Y no muy lejos lo hacían sus hijos. La discusión fue subiendo de tono. Tanto, que uno de los involucrados fue a buscar un arma a su casa. “Te dije que iba a matarte”, anticipó antes de disparar. Cumplió. Después corrió. Está prófugo

La disputa por un terreno enfrentó a dos familias desde hace un tiempo. Hubo varias discusiones, falsas promesas y hasta una pelea mano a mano. Pero esta vez el enfrentamiento pasó a mayores: el hijo de una de las partes involucradas recibió un tiro en el estómago y por estas horas se encuentra internado en una sala de cuidados intensivos, con respirador artificial.
En el barrio nadie recuerda cuándo se produjo el primer cruce entre las familias, aunque algunos aseguran que “fue hace bastante”. Sí saben donde se produjo el último y más grave: “En la plaza de 22 y 524”, según la indicación de un vecino. Aunque el caso se conoció ayer, el incidente ocurrió el martes pasado, poco antes de las 7.30 de la tarde.
La primera discusión fue protagonizada por los más grandes. De un lado la supuesta dueña del terreno. Del otro, el padre del chico que aparentemente se habría instalado en el lugar sin previo aviso. A escasos metros, los chicos: uno de 16 años y otro de 18.
La pelea
Voceros policiales consultados por este medio indicaron que la disputa fue subiendo de tono y que incluso algunos vecinos se acercaron a calmar a las partes. De las agresiones verbales pasaron a las físicas. Las fuentes revelaron que fue el más chico de los protagonistas el primero en alejarse de la plaza. Pero al rato regresó dispuesto a terminar todo por las malas. “Te dije que iba a matarte”, le habría anunciado al joven antes de gatillar. Es que según cuentan los investigadores ya se habían peleado en otra oportunidad. “Hace un par de semanas se agarraron a trompadas”, asegura la fuente. Pero esta vez la historia fue bien distinta.
El menor cumplió la promesa. Apuntó y disparó. El joven recibió el tiro en el estómago. Cayó desplomado al piso. La detonación dispersó a los padres que discutían a unos metros. El hombre salió a correr al agresor pero como éste volvió a disparar decidió alejarse. Casi al mismo tiempo la mamá del menor fue a su encuentro.
En medio de la confusión llegó un móvil policial y poco después una ambulancia. La desesperación por evitar que el herido muriera desangrado demoró la búsqueda. Después de unos minutos la víctima fue trasladada de urgencia al Hospital San Roque de Gonnet.
Según el último parte médico, fue intervenido quirúrgicamente aunque los especialistas no pudieron extraerle el proyectil. “El estado es delicado, está con respirador y alojado en una sala de cuidados intensivos”, informó un jefe policial.
El agresor, en tanto, quedó imputado por el delito de “homicidio en grado de tentativa”, pero al cierre de la presente edición no había podido ser capturado.
El caso es investigado por la fiscalía penal en turno, el juzgado de Menores nº 4 y la comisaría Undécima de La Plata.

No hay comentarios.: