domingo, agosto 26, 2007

JUZGARAN A UN ANCIANO POR MATAR A SU MUJER DE VARIOS ESCOPETAZOS

Un hombre de 81 años será juzgado a partir de mañana acusado de haber asesinado de un escopetazo en el cuello a su mujer de 78, cansado de mantener continuas discusiones, en un hecho ocurrido el año pasado en Ramos Mejía. El juicio comenzará a las 9 en los tribunales de San Justo, ubicados en la esquina de FLORENCIO VARELA y Pichincha, y estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de La Matanza, presidido por el juez Franco Fiumara e integrados por Jorge Multedo y Gerardo Gayol. El imputado, Martín Oscar Pezzano, un jubilado de 81 años, podría ser condenado a reclusión o prisión perpetua, ya que está acusado del delito de homicidio agravado por el vínculo de su esposa Elda Genaio, de 78. El fiscal de juicio será Sergio Antín, Pezzano será asistido por un defensor oficial y se estiman dos jornadas de debate con 34 testigos citados. Pezzano llega al juicio con prisión preventiva, aunque por un problema de salud actualmente está detenido en un geriátrico, según confiaron fuentes judiciales. El caso ocurrió alrededor de las 8 del 2 de marzo del año pasado, en una vivienda ubicada en la calle Pizurno 370, de la localidad bonaerense de Ramos Mejía. Hasta allí llegó una comisión policial llamada por familiares del matrimonio Pezzano, quienes denunciaron que el jubilado había asesinado de un escopetazo a Genaio. Según contaron fuentes judiciales, en esa casa sólo vivían Pezzano y su esposa, y fue el propio imputado quien aquella mañana llamó por teléfono a un amigo para contarle que acababa de matar de un escopetazo a su mujer, y que él había intentado suicidarse. La policía encontró a Genaio sentada en un silla en el living de la casa, muerta de un escopetazo, que le arrancó parte del cuello, a la altura de la yugular. Según la causa, el cadáver tenía completamente ensangretada su ropa, había un gran charco de sangre en el suelo y tejidos en las paredes. En la mesa del living, la policía encontró el arma homicida, una escopeta y tres cartuchos servidos. Los pesquisas encontraron otros dos disparos de escopeta en el techo y gran material desprendido. Pezzano fue encontrado sentado en la parte trasera de la vivienda, entre el lavadero y la cocina, y quedó inmediatamente detenido. El jubilado nunca declaró judicialmente en la causa, aunque el día de la detención les confesó a los policías que había matado a su mujer y que luego quiso suicidarse. Los investigadores determinaron a partir de las declaraciones de familiares y vecinos que el matrimonio atravesaba una crisis y estaba desgastado. "Pezzano es un hombre autoritario. La mujer se cansó de él y había empezado a contestarle y discutirle. Las peleas se hicieron frecuentes y todo terminó con este drama cuando el hombre decidió usar la escopeta", dijo a Télam una fuente judicial

No hay comentarios.: