jueves, noviembre 15, 2012

DE NO CREER: ALLANAN PENAL 32 DE VARELA EN BUSCA DE UN DESARMADERO DE AUTOS

El procedimiento fue llevado a cabo por agentes de las Fiscalías Descentralizadas de Florencio Varela y con la asistencia de la DDI Quilmes y policías locales de La Capilla. En el penal funciona un taller mecánico como parte de los oficios que practican los detenidos. Se requisó el lugar pero no hubo irregularidades para iniciar una causa.¿Qué encontraron? ¿Por qué se hizo la denuncia?
La presencia de policías de la DDI Quilmes, junto a sus pares de la comisaría 5ta de La Capilla, dirigidos por un fiscal de Florencio Varela, alertó a las autoridades de la Unidad Penal Nº 32 situada en el complejo carcelario local.
“Tenemos que cumplimentar una orden de allanamiento porque la denuncia es por autos que estarían cortando en el interior del penal”, dijo el funcionario autorizado a informar al guardiacárcel de la entrada. No hubo tiempo para modiicar el escenario de los hechos, por si era necesario. De inmediato se franqueó el paso a los presentes. Insólito e inédito el hecho de allanar un penal en busca de automotores cortados.
La realidad de los hechos marcaba algo normal para las autoridades, pues en el interior funciona desde hace años un taller de chapa y pintura, a cargo de los reclusos, y que hace trabajos en los autos que llevan sus jefes o los penitenciarios. También hay talleres de carpintería y uno de jardinería. Asi las cosas los sabuesos comenzaron con su tarea. La denuncia había sido radicada en la fiscalía por dos detenidos cuando fueron llevado a declarar por otras causas. Dicen que podría tratarse de un pase de facturas entre detenidos. Ante semejante denuncia, se montó el procedimiento.
Durante dos horas se revisó cada autoparte hallada en el taller. Se pudo saber que dos piezas fueron separadas para su investigación. Se trataba de un motor de un automóvil mediano y un Peugeot 504. De inmediato se hicieron las consultas con los operadores del servicio de identificación de vehículos de la Jefatura Departamental Quilmes. La respuesta arrojó resultados negativos a la consulta: no pesaba ningún impedimento legal sobre los rodados. Pero claro, el allanamiento se había concretado y el rumor corrió como reguero de pólvora. Ahora llegará el tiempo de conocer quien hizo la denuncia, pues nadie desconoce el funcionamiento del taller en el interior de la unidad a cargo de los detenidos. Esa puede ser otra factura, que se tenga a cobrar.



No hay comentarios.: