miércoles, noviembre 14, 2012

QUINCE DELINCUENTES FUERON PUESTOS TRAS LAS REJAS EN DIVEROS OPERATIVOS DE LA BONAERENSE

Un total de 15 personas fueron arrestadas en la zona sur del conurbano bonaerense, acusadas de integrar una "súper banda" dedicada a asaltos tipo comando, robo de autos y "entraderas" y a la cual se le imputa el crimen de un policía bonaerense el último 16 de septiembre.
Fuentes de la Policía Bonaerense informaron hoy que las detenciones se concretaron durante las últimas horas, cuando efectivos dependientes de la Superintendencia Zona Oeste llevaron a cabo una serie de 15 allanamientos en distintos puntos del sur del conurbano.
El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, supervisó los resultados de los operativos en la sede de la Jefatura Departamental La Matanza, donde destacó ante la prensa el "alto poder de fuego y de daño" con el que contaba la banda.
Es que en los distintos procedimientos los uniformados secuestraron 23 armas de fuego, entre las que había siete pistolas -una de ellas, similiar a la que utilizan los efectivos de la marina rusa-, una ametralladora, siete revólveres, un pistolón, siete escopetas, gran cantidad de cargadores, municiones e incluso una granada.
Además, fueron incautados cuatro chalecos antibalas con la inscripción "POLICIA", un silenciador casero, un aparato de radio con la frecuencia policial, siete capuchas tipo pasamontañas y 50 celulares utilizados en su actividad.
"(La banda tenía) un alto poder de fuego, de daño, de penetración, particularmente con balas con la punta hueca", dijo Scioli, quien mostró sorpresa porque los detenidos usaban un complemento para las pistolas, que así "se convierten en ametralladoras y pueden cargar hasta setenta disparos de calibre nueve milímetros".
De acuerdo a lo relatado por los voceros, la banda operaba en la zona sur del conurbano y se investiga su relación con distintos hechos sucedidos en las localidades de Claypole y Rafael Calzada, del partido de Almirante Brown.
La banda comenzó a ser investigada a partir del homicidio del policía bonaerense Carlos Ezequiel Morinigo (21), asesinado de siete balazos cuando intentaban robarle en la localidad de Llavallol, del partido de Lomas de Zamora.
"Tuvimos la desgracia en nuestra fuerza de la baja de este hombre que cumplía su servicio, su deber. A partir de ese momento, con todo el relevamiento que se hizo, comenzaron a llevarse a delante
allanamientos, procedimientos que arrojaron estos resultados", expresó el gobernador.
Scioli ratificó además la importancia de que el poder legislativo bonaerense trate el proyecto de ley enviado por su gobierno, que pretende agravar la situación procesal de aquellos delincuentes detenidos con armas sin portación legal, y consideró: "No se trata de llenar las cárceles de delincuentes, se trata de vaciar las calles de armas".
"Hay que readecuar la legislación vigente a esta proliferación de armas que vemos con preocupación en nuestra provincia. Es necesario que estos delincuentes a los que agarramos en los controles que hacemos periódicamente con un arma y no tienen tenencia no salgan", finalizó.
Los detenidos quedaron a disposición del fiscal de instrucción 11 de Lomas de Zamora, Diego Benedetto, y del juez de Garantías 2 del mismo departamento judicial, Javier Maffucci More.



No hay comentarios.: